Menu
Nov 15
2018
puebla y sus barrios

Retratos vivos del pasado de Puebla

El hermoso clima reciente en Puebla ofrece a visitantes y residentes por igual una excusa perfecta para pasear por el Barrio de los Artistas de la ciudad. Esta área de una cuadra de la calle 6 Norte, que una vez fue parte de un bullicioso mercado de la era colonial, hoy alberga estudios de pintores, salas de exposiciones y cafés. La idea de convertir el antiguo mercado en un barrio artístico surgió a mediados del siglo XX. El maestro José Márquez Figueroa, mientras impartía una clase al aire libre en el lugar, preguntó a sus estudiantes graduados dónde planeaban pintar en el futuro. Cuando no pudieron decirlo, les dijo que la respuesta estaba justo frente a ellos – y los retó a pedir permiso al gobierno para usar el antiguo mercado. “Tu tarea,” dice el maestro,”es convencer a las autoridades de que te den estos espacios para crear un barrio bohemio como en otras grandes ciudades”. Después de una cierta persistencia, el grupo -ahora conocido como la Unión de Artes Plásticas- se reunió con el gobernador, a quien le gustó tanto el concepto que convenció al alcalde de la ciudad para que también se sumara. La primera exposición de arte del barrio se llevó a cabo en 1941. Casi 15 años después, el gobierno entregó el vecindario al sindicato, que hizo más mejoras. En 1962, se inauguró una nueva galería en el piso superior con una exposición de los principales pintores mexicanos, entre ellos Frida Kahlo, Diego Rivera, David Siqueiros y Rufino Tamayo. Decenas de artistas pintan ahora en el barrio del artista, donde los visitantes pueden observar a los maestros y a sus estudiantes trabajando y, por supuesto, comprar piezas terminadas. El maestro Maglorio Moreno Hernández -a quien el sindicato describe como “el maestro de maestros en el Barrio Artístico”- trabaja en los estudios 14 y 15. Sus coloridas pinturas al óleo celebran la historia de Puebla, cada una capturando un lugar real y a menudo un momento perdido…leer más

Nov 14
2018
papel amate san pablito

El papel amate poblano de San Pablito

La comunidad otomí de San Pablito lleva siglos haciendo papel amate. Los habitantes del pueblo, ubicado en una región bastante remota de las montañas del noroeste de Puebla, creen que este papel tradicional tiene poderes místicos. Sus chamanes hacen muñecas, o dahi, para representar y controlar las fuerzas espirituales, así como para llevar a cabo curaciones, limpiezas y otras ceremonias rituales para proteger a la gente. San Pablito es uno de los pocos lugares en México que continuó haciendo papel amate después de la llegada de los españoles en el siglo XVI, por lo que sus artesanos han convertido el oficio en un arte. Hoy en día, sus obras terminadas, que a menudo se caracterizan por sus intrincadas fibras tejidas y sus detalladas pinturas, son muy apreciadas por los conocedores del arte popular y artesanal mexicano. El amate proviene de la palabra náhuatl amatl, que significa “papel”, y fue usado por los aztecas para registrar los códices de la cultura y para decorar santuarios, lugares sagrados y cementerios. El papel se produce a partir de la corteza de varios árboles -higo silvestre (un ficus), ortiga y morera-, así como de una planta acuática (que sospechamos es un tipo de nenúfar, pero los detalles se perdieron en la traducción). Las diferentes especies permiten a los artesanos producir diferentes tonos de papel blanco y marrón. Durante nuestra visita a San Pablito, los miembros de la familia Santos Rojas nos explicaron los materiales que utilizan, nos explicaron cómo preparar la corteza, y luego nos enseñaron cómo hacer nuestro propio papel amate. Después de exprimir el exceso de agua de una bola gigante de corteza procesada, sacamos las hebras del material blanco fibroso y las colocamos en un patrón cruzado a través de nuestros propios cuadros individuales de madera contrachapada. (Ver fotos abajo.) Golpeamos esta pulpa plana con una piedra volcánica en forma de piedra pómez hasta que formó un sólido…leer más

Nov 13
2018
runners en puebla

Senderos para correr en Puebla y pueblos cercanos

Encontrar lugares seguros para correr en una ciudad desconocida puede ser difícil, especialmente si no te gustan las cintas de correr y no quieres usar neón o parar cada pocas cuadras para consultar un mapa. Los visitantes a Puebla pueden sentirse aún más frustrados por las aceras desiguales, a menudo inexistentes, y por los conductores poco comprensivos que generalmente no tienen en cuenta el tráfico peatonal. Olvídese de mirar a ambos lados antes de cruzar una calle y podría ser atropellado. Afortunadamente, el área ofrece varios lugares públicos seguros y bien mantenidos para correr o caminar a pie, o hacer ese entrenamiento de media maratón que usted juró que de alguna manera se las arreglaría para encajar mientras estaba de vacaciones. Ecoparque Metropolitano. Vía Atlixcáyotl, junto al campus del Tec de Monterrey, San Andrés Cholula. Este respiro urbano proporciona acceso a un nuevo y cómodo sendero para trotar de 5,2 kilómetros hecho de llantas recicladas que corre a lo largo del río Atoyac entre los bulevares Niño Poblano y De Las Torres. Es posible que tenga que compartir los senderos principales del parque con bicicletas en algunas áreas. El Ecoparque Metropolitano también es amigable con los perros (para los propietarios que tienen sus perros atados y los recogen después de ellos). El estacionamiento cuesta MX$10. Jardín del Arte. Boulevard del Niño Poblano en Sirio. Este parque de 32 acres recientemente actualizado cerca del complejo cultural Siglo XXI es frecuentado por gente activa que vive y trabaja en el lado oeste de la ciudad. Jardín del Arte cuenta con dos senderos de tierra blanda, el más largo de los cuales (1 milla métrica) circunda el perímetro del parque, y un sendero estándar. Los campos de fútbol atraen a los equipos locales, y una laguna artificial atrae a patos y otras aves, incluyendo un par de pavos reales. El estacionamiento en el sitio cuesta MX$15, o puede acceder al área a través del elevado Parque Lineal. Parque Ecológico Revolución Mexicana. 19 Oriente en 24 Sur. Ubicado justo al este del centro de la ciudad, el Parque Ecológico es probablemente el destino más conveniente si…leer más

Nov 12
2018
mole de puebla

¡Santo Mole Poblano! – Todo Sobre Puebla

Cuenta la leyenda -y casi todo en México tiene una leyenda- que el rico y sabroso mole poblano por el que Puebla es famosa data del siglo XVIII, cuando las monjas del convento de Santa Rosa lo prepararon para un arzobispo visitante. Las sabias hermanas combinaron no menos de 20 ingredientes indígenas e importados, incluyendo chocolate, ajo y varios pimientos, para hacer la salsa, que luego vertieron sobre la carne cocida (probablemente pavo). El resultado fue delicioso, y el plato ayudó a establecer a Puebla como destino de buenas comidas. Avanza rápidamente 300 años, y casi todos los cocineros del estado han desarrollado su propia receta. Algunos lunares se hacen a partir de cero; otros se basan en una pasta comprada en un mercado. Sus sabores varían mucho. En las montañas, se suelen usar más chiles, lo que intensifica el calor del topo, mientras que en las zonas más bajas se agregan más frutas, lo que hace que la salsa sea más dulce, dice Alonzo Hernández, chef ejecutivo de Mesones Sacristía, un trío de hoteles boutique en el centro colonial de la ciudad. Hernández ofrece clases semi-privadas en su cocina e inspiró la comida regional en sus restaurantes. “Queremos cambiar, hacer lo que es práctico, pero también es necesario guardar las recetas originales”, dice. Su mole poblano es uno de los mejores – una versión espesa, suave y ligeramente afrutada que se sirve sobre pechuga o muslo de pollo y se espolvorea con semillas de ajonjolí tostadas. Muchos de los platos de Hernández, incluyendo la cazuelita poblana, llegan a la mesa en tradicionales ollas de barro. “Si no pudiera comer en mi restaurante, comería en el Mesón Sacristía de la Compañía, porque tiene buena comida y buenos topos”, dice Luis Javier Cué de la Fuente, quien dirige El Mural de los Poblanos (16 de Septiembre #506), un acogedor restaurante a sólo dos cuadras del zócalo. Él…leer más

Nov 09
2018
navidad en atlixco

Luces navideñas y diversión familiar en Atlixco

En mi primera Navidad en Puebla, tuve el placer de conocer a toda la familia extendida de mi futuro esposo. Mi español estaba lejos de ser perfecto, y a veces me sentía un poco abrumado por lo enorme que era todo. No importa a qué grupo de parientes visitáramos, la reunión siempre involucraba al menos a dos docenas de personas, así como comida, bebida y bullicio de proporciones épicas. El 24 de diciembre, nos reunimos en casa de su abuela materna para compartir una cena tardía – bacalao a la vasca, chiles poblanos rellenos de queso, frijoles refritos – e intercambiar regalos de “elefante blanco”. Con todos amontonados alrededor de la mesa, hablando unos sobre otros y la música festiva de fondo, fue difícil para mí seguir (o contribuir a) las conversaciones. Así que me encariñé con todo el mundo desafiando la mayoría de los estereotipos gringos y devorando alegremente varios jalapeños demasiado picantes para mi otra mitad. Encantador, ¿verdad? Mientras sorbía un vaso de sidra durante un indulto, uno de sus primos me regaló una caja bellamente envuelta. ¿Para mí? Qué considerado, gracias. Acabábamos de conocernos. Procedí a abrirlo, con mi amado y su padre a mi lado, mientras la charla a mi alrededor llegaba a un nuevo crescendo. Imagina mi sorpresa al encontrar un par de bragas de encaje rojo dentro. Me sonrojé, confundido y avergonzado, y rápidamente puse la tapa de nuevo en la caja. Sólo más tarde me enteré de que es costumbre usar ropa interior roja en Nochevieja en México, para la buena suerte, particularmente en el amor. Funciona, también: Cuatro años después, Pablo y yo estamos casados. La Villa Iluminada La importancia de la familia – no sólo la mía, sino la de todos – en la cultura mexicana es evidente durante las fiestas. La gente se reúne típicamente para las posadas tradicionales en los días previos a la Navidad…leer más

Nov 08
2018
container city cholula

Hipster Hangout: Ciudad de los Contenedores de Cholula

El reciclaje no es todavía una gran parte de la cultura mexicana, pero sí lo es la reutilización, y los inteligentes desarrolladores de San Andrés Cholula han llevado el concepto al extremo: Gabriel Esper Caram y su socio construyeron toda una ciudad de contenedores de embarque recuperados, muchos de los cuales están adornados con materiales reutilizados, desde tapas de botellas hasta tubos de plástico. Container City, frecuentemente conocida como simplemente los containers, no es realmente una ciudad, por supuesto. Es un centro comercial de aproximadamente 50,000 pies cuadrados para hipsters que alberga tiendas de ropa, restaurantes, bares y clubes, una tintorería, un salón de tatuajes y un depósito de autobuses. “La creación de un tipo de Soho o Palermo o Condesa fue un objetivo fundamental, realizado teniendo en cuenta las necesidades de los inquilinos y la magnífica ubicación[cerca de la pirámide]”, explican los promotores, que también querían construir algo sostenible, en su página web. “Si te gusta todo lo que está a la vanguardia, el diseño urbano, o seguir las últimas tendencias de diseño y estilo, deberías venir a conocer este proyecto”. Como casi todo en Cholula, Container City atiende a estudiantes de la cercana universidad (UDLAP), lo que significa que sus negocios cambian temas, nombres y manos con bastante regularidad. Pero la naturaleza relajada del lugar, realzada por los contenedores de embarque pintados con caprichos, lo convierte en un lugar agradable para que los clientes de cualquier edad disfruten de un desayuno relajado, una taza de té por la tarde o una copa de rock & roll. “Hay mucho espacio al aire libre para sentarse y pasar el rato, y hay eventos y bandas programadas todo el tiempo”, señaló Bridgette Meinhold a principios de este año en el blog de diseño de Inhabitat. Nuestro lugar favorito es el Taxi bar, que ofrece música en vivo la mayoría de las noches. Tenga en cuenta que, si está disfrutando de una cerveza en Taxi y tiene hambre, puede pedir comida (tacos, sushi, doner…leer más

Nov 07
2018
capilla de puebla

El brillo celestial de la capilla de Puebla

El 16 de abril de 1690, cientos de personas se congregaron en las calles floridas del centro de Puebla para inaugurar la Capilla del Rosario. La celebración en y alrededor de la capilla duró 10 días. Aunque las prolongadas festividades pueden parecer un tanto extravagantes ahora, si se tiene en cuenta que la ornamentada capilla -un brillante ejemplo de la arquitectura barroca mexicana- de la época era considerada como la “octava maravilla del mundo”, la celebración fue más que apropiada. Hoy en día, la joya arquitectónica, resplandeciente en estuco dorado, es una visita obligada para cualquier visitante de este Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La Capilla del Rosario y el templo más grande en el que reside, Santo Domingo, fueron construidos en diferentes épocas. La construcción de la iglesia principal se inició en 1571, y la mayoría se terminó en 1611; los últimos retoques se realizaron en 1659. En 1650, fray Juan de Cuenca concibió la capilla para demostrar la devoción de la orden dominicana a la Virgen del Rosario y para ayudar a convertir a las masas al catolicismo. Para lograr este objetivo, se aseguró de que la capilla eclipsara a cualquier otra persona que hubiera visto antes. Así, su uso de pan de oro, piedra de ónix y azulejos y baldosas de talavera es, en una palabra, impresionante. Los visitantes sólo necesitan pasar unos momentos en el interior de la capilla para darse cuenta de la maestría artesanal que implica su creación. Los óleos también decoran el espacio. Un trasplante de la Ciudad de México, José Rodríguez Carnero, pintó muchos de los lienzos. Sus imágenes representan escenas del nacimiento de Cristo, las misteriosas alegrías del rosario y la coronación de María, en tonos sombríos que contrastan con el yeso dorado. La pieza central del santuario es el altar dedicado a la Virgen María, que casi parece flotar en el aire. El dosel dorado que rodea…leer más

Nov 06
2018
pesca en atlixco

Una tarde de pesca de lubina y trucha en Atlixco

La pesca no se limita a las playas de México! Los pescadores (spinning y fly) encontrarán varias opciones aquí en Puebla.

Nov 05
2018
escuela en Puebla

Encontrar escuela para niños expatriados en Puebla

Nuestra familia se mudó de Pennsylvania a Puebla para el año escolar 2012-13. En lugar de enviar a nuestros hijos a la escuela americana, los matriculamos en una local donde estarían totalmente inmersos en la lengua española y la cultura poblana.

Nov 02
2018
arqueología puebla

Encontrar un tesoro arqueológico en Cantona

Cantona es uno de los asentamientos urbanos más grandes jamás descubiertos en Mesoamérica, que se extiende a lo largo de casi cinco millas cuadradas de tierras remotas y áridas en el noreste de Puebla. Sin embargo, las notables ruinas son raramente visitadas, a pesar de ser descritas por personas que han estado allí como bien conservadas, misteriosas, hermosas y relativamente fáciles de llegar en coche desde la capital. De hecho, la tarde que nuestro pequeño grupo recorrió el lugar, éramos los únicos allí (aparte de unos pocos trabajadores). Esto significaba que teníamos el terreno – y las vistas impresionantes – para nosotros mismos, lo cual no es algo de lo que se quejarían la mayoría de los viajeros. Cantona fue una vez un centro comercial activo en el centro de México. Los expertos creen que la metrópolis fortificada, tal vez fundada por los olmecas o los chichimecas alrededor del año 50 d.C., prosperó entre los siglos VII y X. En su apogeo, vivían allí unas 80.000 personas. “Su prosperidad dependía en gran medida de la minería y el comercio de obsidiana extraída de los yacimientos de Oyameles y Zaragoza, situados a sólo tres millas de la ciudad”, señalaron arqueólogos mexicanos en su solicitud de designación de Cantona como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2001. “En este sentido, competía con Teotihuacan, que extraía y comercializaba obsidiana extraída de la Sierra de las Navajas, en el estado de Hidalgo”. (La obsidiana se usaba para producir puntas de flecha, hojas de cuchillo y otras herramientas en todo el centro de México). El explorador francés Henri de Saussure afirmaba haber descubierto Cantona en 1855, pero el lugar era un secreto sólo para los forasteros; los lugareños habían sabido de su existencia durante siglos. De hecho, el nombre de Cantona puede derivarse de la palabra náhuatl caltonal, o “casa del sol”, lo que parece tener sentido, dada la ubicación del sitio en una llanura desértica cerca de la frontera entre Puebla y Veracruz. Sin embargo, la excavación formal no comenzó hasta la década de 1990 y…leer más