Prev Next
Héctor Olivares, el Doctor Endorfino

  La risoterapia es, primero, alegrar a los pacientes que están hospitalizados y segundo, que se alivian.      

Comentarios 13 Dic 2012 Sociedad

Buscando una ética para la sociedad digital.

  La proliferación de los medios de comunicación informáticos ha propiciado que en la última década se conformen nuevas dinámicas de socialización    

Comentarios 10 Oct 2012 Sociedad

Atletas del ritmo

  Desde hace algunos años, en las calles de algunas colonias y barrios de León se ha hecho común ver a grupos de jóvenes practicando break dance.    

Comentarios 28 May 2012 Sociedad

Rugidos y lágrimas.

  Una reflexión sobre la vivencia del futbol en una ciudad donde las ofertas recreativas y culturales son escasas.    

Comentarios 19 Dic 2011 Sociedad

El reflejo de… Tony Karam.

  ¿Cómo se debe de vivir una adolescencia sana? ¿Cómo se fomenta un buen convivio familiar? ¿Cuál es su postura? El reflejo de Tony Karam.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Relaciones y adolescentes.

  ¿Estamos preparados para orientarlos y educarlos en el manejo de su sexualidad?  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Adolescentes: Más allá de la protección.

  Lo que llamamos sobreprotección puede conducir a un desarrollo patológico en los hijos.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Los adolescentes y su sexualidad.

  La adolescencia marca un periodo privilegiado en la tarea de desarrollarse emocionalmente y aprender a vivir la sexualidad.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Bullying: ¿Quién tiene la solución?

  Un fenómeno de conducta social que está dañando a niños y adolescentes.  

Comentarios 29 Ago 2011 Sociedad

La tarea de ser padres.

  El reto de la paternidad y el proceso de aprender a educar.  

Comentarios 19 Ago 2011 Familia

Tribus urbanas.

  Los motivos e importancia de los grupos subculturales en la formación de la identidad.    

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

Ejercitándose para la adolescencia.

  Una breve guía para recordar, entender y afrontar como padre, el complicado proceso de la adolescencia en los hijos.  

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

La enfermedad social escondida en la evasión y la aceptación.

  Resguardado en el marco de la convivencia social, el alcoholismo se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública en Guanajuato.    

Comentarios 18 Jul 2011 Sociedad

Los límites del cuerpo: Obesidad y anorexia.

  Históricamente, las condiciones socioculturales han determinado los requerimientos y cánones físicos que se espera sigan los miembros de una sociedad.    

Comentarios 07 Jul 2011 Sociedad

Suicidio: un fenómeno más allá de la salud mental.

  El suicidio es un hecho que se presenta de manera alarmante hoy en día. ¿Qué se hará para enfrentar dicha situación que involucra a toda la sociedad?  

Comentarios 30 Jun 2011 Sociedad

Navegante de mi propio criterio.

  La importancia de la formación crítica en la sociedad ante la titánica oferta mediática de la actualidad.    

Comentarios 26 May 2011 Sociedad

Save The Children.

  Violencia infantil desde la perspectiva de la fundación Save the Children México, Región Guanajuato.    

Comentarios 09 May 2011 Sociedad

La globalización y la persona actual.

  Reflexiones de Enrique Sierra en torno a la compleja situación actual del mundo.  

Comentarios 02 May 2011 Sociedad

América Latina y sus luces de Independencia.

  Un breve recuento de los procesos de formación de las naciones latinoamericanas.      

Comentarios 12 Abr 2011 Sociedad

Son los niños y jóvenes quienes en mayor medida hacen uso de las nuevas tecnologías y se relacionan a partir de ellas; han crecido a la par. En cambio, los...

Comentarios 11 Mar 2011 Familia

La actividades humanas dentro de los núcleos de convivencia se reguladan a partir de normas de diversa índole (morales, sociales, culturales, políticas, etc.) que van caracterizando las actitudes del individuo...

Comentarios 07 Mar 2011 Sociedad

JOLGORIO - Cine


Ulises Guzmán
Redacción DÍSERES
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


 

1949. Se publica Mil Novecientos Ochenta y Cuatro, de George Orwell, una de las más importantes e influyentes obras literarias del siglo XX y del género de ciencia ficción. En la obra se plantea la existencia de un futuro alterno en el que una sociedad colectivista es regida por un Estado totalitario, que mantiene a la población en constante vigilancia y sometida a un bombardeo permanente de propaganda bélica, creando un clima de temor generalizado y sustentando, con ello, la aprobación pública de toda acción por parte del Estado.


El régimen totalitario fomenta el aislamiento y el individualismo exacerbado para mermar la comunicación, y con ello el desarrollo y crecimiento de las ideas. Además, monitorea cualquier actividad que pudiese considerarse subversiva o disidente. Son reprimidas, también, cualquier manifestación o sentimiento de inconformidad, así como las emociones y relaciones afectivas y sexuales entre los individuos. Para ello se usan métodos que van desde el alcoholismo promovido por el Estado, hasta la tortura y lavado de cerebro.


1984. Se reelige a Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos para un segundo periodo. El gobierno de Reagan se caracterizó por adoptar medidas económicas “desregularizadoras” y apoyar el desarrollo del libre comercio, dando pie a la adopción mundial de los modelos económicos neoliberales aún vigentes hoy y estableciendo condiciones que favorecieron, en gran medida, a las corporaciones transnacionales de gran capital, particularmente a los consorcios televisivos y tecnológicos. Durante el periodo presidencial de Reagan ocurrió el debilitamiento económico y político de la Unión Soviética que derivó en la disolución, prácticamente definitiva, del bloque socialista de naciones consolidado tras la segunda guerra mundial.


Entre abril y junio se produce una adaptación cinematográfica de Mil Novecientos Ochenta y Cuatro, dirigida por Michael Radford. La producción de esta película ocurre exactamente en las fechas en que Orwell sitúa su novela.


1998. Se estrena El Show de Truman, película dirigida por Peter Weir. En ella, se plantea la existencia de un futuro cercano en el que una corporación mediática adopta legalmente a un recién nacido, llamado Truman, con el objetivo de televisar su vida desde el vientre de su madre hasta el momento de su muerte, sin que él lo sepa.


Truman es colocado en un inmenso estudio de televisión que simula ser un pueblo real ubicado en una isla. En ese lugar, Truman vive plácidamente alrededor de treinta y tres años, mientras el mundo entero lo ve crecer y madurar en sus televisores. Todas las personas que Truman conoce son actores. Todo lo que vive son eventos planeados y ejecutados por un productor y su equipo. Todo lo que Truman es, sus experiencias, emociones, recuerdos, miedos y demás, surgen de un escenario de ficción controlado, de un guión dramático. No obstante, Truman tiene hambre de conocer algo más allá de ese mundo donde lo han contenido, y su historia progresa gracias a ese apetito.


La colosal puesta en escena en la que vive Truman muestra matices muy peculiares. A pesar de estar ubicada en un contexto futurista, la isla es una representación que evoca la década de 1950, periodo en el cual están cimentados muchos aspectos de la identidad norteamericana. Para Estados Unidos, los años cincuenta representaron un periodo de bonanza sin igual hasta ahora; su exitosa incursión en la Segunda Guerra Mundial significó un refuerzo moral casi inquebrantable para su proyecto de nación (habían defendido la democracia y la bondad para todo el mundo); el modelo capitalista se encontraba en uno de sus momentos más saludables gracias al agresivo fomento al consumo por parte del gobierno y las empresas. Por lo anterior, aunado a una gigantesca confianza en las instituciones, los cincuenta representan en el imaginario norteamericano un ideal de seguridad frente al futuro y las amenazas.


La isla de Truman, en ocasiones, pareciera ser un útero protector ante el mundo: el productor llega explicar que se trata del mundo perfecto que creó para Truman cuando se le cuestiona sobre la pertinencia moral del show. En ella, los personajes hablan de forma reconfortante sobre los productos que consumen, justo a la usanza de los comerciales de los años cincuenta, precisamente porque se trata de comerciales para los televidentes que se encuentran viendo a Truman. Los cincuenta como ideal de seguridad económica y moral representan el sueño americano, la máxima fantasía suburbana de la casa con cerca blanca y la comunidad pequeña y cerrada. El conflicto de Truman es seguir viviendo en ese limitadísimo espacio de ensueño o salir a ver el mundo real, a pesar de su imperfección e incertidumbre.


El Show de Truman aparece justo tras el ascenso en la popularidad de los llamados reality shows en todo el mundo, luego de que programas como The Real World (MTV-Viacom) y Big Brother (concepto producido por Endemol y que toma como título el nombre del antagonista de Mil Novecientos Ochenta y Cuatro) experimentaran con la fórmula de colocar a gente, supuestamente común, en un espacio de convivencia forzada y siendo monitoreada por cámaras de televisión en todo momento. Al poco tiempo la fórmula se diversificó al utilizar distintos espacios y situaciones de convivencia e interacción, así como diferentes estereotipos en cuanto a las personas participantes. Eventualmente, los reality shows aumentaron en número y, sobre todo, en sordidez, buscando personas, situaciones y temas cada vez más escandalosos. También aumentó el grado de control que las producciones debían tener para ser seguras y aceptables televisiva y comercialmente, un desarrollo paradójico que precisamente destruyó la “ilusión de realidad” al disminuir el contraste entre los reality shows y las producciones convencionales.


Ocurre también en 1998 la primera gran crisis de internet al desplomarse el valor especulativo de una gran cantidad de portales y sitios que no habían definido su estrategia o valor comercial y no podían sustentar sus operaciones. Este evento advirtió a las empresas de tecnología e información que un replanteamiento en los paradigmas de internet era necesario, tanto comercialmente como para los usuarios.


2011. Se hace necesario, a más de una década de El Show de Truman (más de medio siglo de Mil Novecientos Ochenta y Cuatro), evaluar cuánto hemos avanzado, como sociedad, por los senderos esbozados por dichas obras. Actualmente, la televisión de realidad se ha transformado; sus elementos se han diluido, segmentado e integrado a otros formatos. En años recientes, el público se percató de la poca realidad que había en esos programas y comenzaron a solicitar historias reales en formatos de televisión tradicional. Esta tendencia parece desprenderse de la llamada Web 2.0, un modelo de diseño interactivo para internet que procura la participación constante del usuario como generador de contenido. El público desea lo mismo en televisión; historias sobre sí mismos o gente como ellos. Ese proceso dio nueva forma al reality show y a la televisión que conocemos hoy.


Ese desarrollo refleja el poder de la audiencia y su capacidad de discernimiento ante el bombardeo mediático. También revela un panorama de nuevos riesgos al desvanecerse la frontera entre mundo real, la ficción y la realidad mediática. Así como temimos que la ficción televisiva se convirtiese en propaganda, también debemos ser cautelosos al ver a los nuevos medios como un escaparate de valores e intereses que intentan guiar nuestro modo de vida.


Los medios de comunicación no son los entes malignos que muchas veces estamos tentados a creer; son empresas con objetivos e intereses definidos, normalmente comerciales, que nos ofrecen ciertas satisfacciones a cambio de hacernos llegar algunos mensajes que por sí mismos pueden ser un bien o un lastre que pretende motivarnos a consumir. El gran conflicto es que estos mensajes suelen llegar en forma de seductores discursos sobre nuestras necesidades y aspiraciones.


La formación de criterios es nuestra mejor arma ante las sirenas e ilusiones del panorama mediático. La escuela, la familia, las experiencias y el autoconocimiento son fundamentales para fomentar una adecuada lectura de los medios de comunicación, basada en la crítica y la reflexión de todo lo que proviene de ellos, sin perder de vista la libertad multipartita que una comunicación saludable implica. Las personas cuyo ser está definido puede enfrentarse a la masiva exposición de contenidos a la que los medios nos someten, y extraer de ello sólo lo que beneficie a cada uno en el marco de su propia libertad, responsabilidad y esencia.


Los medios de comunicación hacen mucho bien si sabemos verlos, leerlos y utilizarlos; nos transmiten ideas que, estemos de acuerdo o no con ellas, nos hacen crecer como personas y conocer rincones del mundo que, sin esas ventanas, tal vez nunca veríamos. Para ello es necesario estar dispuesto a desapegarse de la comodidad que representa el consumir los contenidos mediáticos de forma ingenua y pasiva, pero también de la que nos brindan nuestras propias opiniones, muchas veces cerradas, parciales y hasta ciegas; de no hacerlo corremos el riesgo de, como Truman, ser sólo actores en una historia falsa dentro de una isla vigilada por un Gran Hermano.


¿Queremos evitarlo? La consigna es: libertad, crítica, comunicación. Siempre. Contra ti. Contra mí.

  

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar