Prev Next
Héctor Olivares, el Doctor Endorfino

  La risoterapia es, primero, alegrar a los pacientes que están hospitalizados y segundo, que se alivian.      

Comentarios 13 Dic 2012 Sociedad

Buscando una ética para la sociedad digital.

  La proliferación de los medios de comunicación informáticos ha propiciado que en la última década se conformen nuevas dinámicas de socialización    

Comentarios 10 Oct 2012 Sociedad

Atletas del ritmo

  Desde hace algunos años, en las calles de algunas colonias y barrios de León se ha hecho común ver a grupos de jóvenes practicando break dance.    

Comentarios 28 May 2012 Sociedad

Rugidos y lágrimas.

  Una reflexión sobre la vivencia del futbol en una ciudad donde las ofertas recreativas y culturales son escasas.    

Comentarios 19 Dic 2011 Sociedad

El reflejo de… Tony Karam.

  ¿Cómo se debe de vivir una adolescencia sana? ¿Cómo se fomenta un buen convivio familiar? ¿Cuál es su postura? El reflejo de Tony Karam.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Relaciones y adolescentes.

  ¿Estamos preparados para orientarlos y educarlos en el manejo de su sexualidad?  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Adolescentes: Más allá de la protección.

  Lo que llamamos sobreprotección puede conducir a un desarrollo patológico en los hijos.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Los adolescentes y su sexualidad.

  La adolescencia marca un periodo privilegiado en la tarea de desarrollarse emocionalmente y aprender a vivir la sexualidad.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Bullying: ¿Quién tiene la solución?

  Un fenómeno de conducta social que está dañando a niños y adolescentes.  

Comentarios 29 Ago 2011 Sociedad

La tarea de ser padres.

  El reto de la paternidad y el proceso de aprender a educar.  

Comentarios 19 Ago 2011 Familia

Tribus urbanas.

  Los motivos e importancia de los grupos subculturales en la formación de la identidad.    

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

Ejercitándose para la adolescencia.

  Una breve guía para recordar, entender y afrontar como padre, el complicado proceso de la adolescencia en los hijos.  

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

La enfermedad social escondida en la evasión y la aceptación.

  Resguardado en el marco de la convivencia social, el alcoholismo se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública en Guanajuato.    

Comentarios 18 Jul 2011 Sociedad

Los límites del cuerpo: Obesidad y anorexia.

  Históricamente, las condiciones socioculturales han determinado los requerimientos y cánones físicos que se espera sigan los miembros de una sociedad.    

Comentarios 07 Jul 2011 Sociedad

Suicidio: un fenómeno más allá de la salud mental.

  El suicidio es un hecho que se presenta de manera alarmante hoy en día. ¿Qué se hará para enfrentar dicha situación que involucra a toda la sociedad?  

Comentarios 30 Jun 2011 Sociedad

Navegante de mi propio criterio.

  La importancia de la formación crítica en la sociedad ante la titánica oferta mediática de la actualidad.    

Comentarios 26 May 2011 Sociedad

Save The Children.

  Violencia infantil desde la perspectiva de la fundación Save the Children México, Región Guanajuato.    

Comentarios 09 May 2011 Sociedad

La globalización y la persona actual.

  Reflexiones de Enrique Sierra en torno a la compleja situación actual del mundo.  

Comentarios 02 May 2011 Sociedad

América Latina y sus luces de Independencia.

  Un breve recuento de los procesos de formación de las naciones latinoamericanas.      

Comentarios 12 Abr 2011 Sociedad

Son los niños y jóvenes quienes en mayor medida hacen uso de las nuevas tecnologías y se relacionan a partir de ellas; han crecido a la par. En cambio, los...

Comentarios 11 Mar 2011 Familia

La actividades humanas dentro de los núcleos de convivencia se reguladan a partir de normas de diversa índole (morales, sociales, culturales, políticas, etc.) que van caracterizando las actitudes del individuo...

Comentarios 07 Mar 2011 Sociedad

COMUNICACIÓN - Conexiones


Sebastián Serra
Ingeniero Químico con Maestría en Sistemas, Planeación e Informática. Ex rector de la Ibero León y actualmente Rector de la Ibero Tijuana. Teleadicto, turista de Facebook, lector empedernido, maestro y papá consentidor.
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


 

Ahora todo es redes. Redes sociales que propiciaron que un afroamericano llegara a la presidencia de los Estados Unidos, que dieron a conocer al mundo los efectos de terremotos en Japón, Chile o en Haití; que hacen temer a un gobierno como el cubano ante una joven bloguera o que hacen llegar la comida francesa en un blog de película. Las redes están aquí en la educación, en el juego, en los negocios, en las relaciones humanas.

 

Yo no podría quedarme atrás. ¿Facebook, Twiter o Myspace?, ¿Hi5 o las que nos invitan cada día? Decidí conocer Facebook. En una noche emprendí la aventura de inscribirme en este mundo que los jóvenes recorren con los ojos cerrados y parece que con conciencia relajada. Paso a paso fui siguiendo las indicaciones. Registrar nombre, contraseñas, nuevamente la contraseña, no fue igual, “¡qué caray!, si lo repetí igual, es la misma para todas las cuentas”, pero tenía que tener una mayúscula por aquí y un signo de interrogación o parecido por allá. “¡Ah no, aquí no fue, fue en el alta para el banco!”, tenía que tener números y letras. Ya está, por fin tengo cuenta en Facebook.

 

Rápidamente solicité ser amigo de mi hija y mi mamá. “¡Oh contradicción! Pero no hay invitación para ser pariente o simplemente conocido”. No tardé tanto tiempo cuando ya tenía invitaciones para hacer nuevos amigos y amigas. Yo, precavido, quería saber de quién se trataba, no reconocía a varios y me apenaba pues algunos eran jóvenes y no me fueran a acusar de no sé qué cosa. Me relajé, no pasa más de hacer un click y ya está la amistad armada. A todas decía que sí. “¡Oh ingenuidad! Si hay algunos que tienen debilidad de expresión facebookera aunque solamente envíen un ja ja ja”.

 

Ya me sentía en la red global del conocimiento, de la comunicación, de las redes, de la interacción; y di mis primeros pasos. Puse dos caricaturas que me hicieron para compartirlas, y debieron estar muy escondidas, pues solamente el mensaje de mi hija (no esperaba menos) y el de otro compañero de la universidad, pasaron desapercibidos. Fue mi error no estar a la mano, ni en algún álbum y de pronto me enviaron un mensaje para decirme que estoy etiquetado. “¡Otra vez!, yo pensé que ya había pasado esa etapa de la secundaria donde los compañeros poníamos apodos y motes a todo mundo, maestros y estudiantes”.

 

Respiro al darme cuenta que es en una foto donde estoy, esa es la etiqueta, menos mal. Pienso que quiero ser más proactivo en el Facebook y de pronto me paralizo. Es aterradora la pregunta con la que abre esta red social: “¿Qué estás pensando?”. “¿De verdad se animan a conocer lo que estoy pensando?”. Me coloco en el rectángulo, mejor dicho, pongo el cursor de la computadora, y la pequeña línea vertical de posición, con su constante prende y apaga, parece decirme que está esperando mi respuesta, “ándale, anímate, ¿qué estás pensando?”, “I way!” (léase como se guste, en inglés como invitación a abrir caminos de comunicación, o como realmente me sentí, en español, “¡Ay, güey!”).

 

El cursor sigue titilando, y yo sigo pensando si puedo escribir lo que estoy pensando. Ni hablar, decido observar, leer qué piensan los demás. Leo, me divierto, añoro amigos, ex alumnos que hace tiempo no veo. Escudriño en las fotos que colocan en sus muros, en sus perfiles, curioseo quiénes son sus amigos, juego a ver el quinto amigo de cada uno que aparece y el mundo se abre en seis o siete pasos. Rápidamente aparecen personas de todos lados, el monitor de repente se cambia a caracteres árabes o chinos, algunos se guardan más y no dejan ver a sus amigos; regreso a lo anterior y aprieto el amigo 4 de esos que la máquina arroja al azar y sigo el juego de meterme en la vida publicada de cada uno de nosotros.

 

Por lo pronto me declaro lector del Facebook, pronto me animaré a responder esa pregunta “¿en qué estás pensando?”, o tal vez la cambie por lo que realmente veo que sucede, “¿qué quieres compartir?”. Mi frustración vino cuando no pude compartir este comentario en Facebook, es demasiado largo para el mundo de hoy.


 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar