Prev Next
Héctor Olivares, el Doctor Endorfino

  La risoterapia es, primero, alegrar a los pacientes que están hospitalizados y segundo, que se alivian.      

Comentarios 13 Dic 2012 Sociedad

Buscando una ética para la sociedad digital.

  La proliferación de los medios de comunicación informáticos ha propiciado que en la última década se conformen nuevas dinámicas de socialización    

Comentarios 10 Oct 2012 Sociedad

Atletas del ritmo

  Desde hace algunos años, en las calles de algunas colonias y barrios de León se ha hecho común ver a grupos de jóvenes practicando break dance.    

Comentarios 28 May 2012 Sociedad

Rugidos y lágrimas.

  Una reflexión sobre la vivencia del futbol en una ciudad donde las ofertas recreativas y culturales son escasas.    

Comentarios 19 Dic 2011 Sociedad

El reflejo de… Tony Karam.

  ¿Cómo se debe de vivir una adolescencia sana? ¿Cómo se fomenta un buen convivio familiar? ¿Cuál es su postura? El reflejo de Tony Karam.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Relaciones y adolescentes.

  ¿Estamos preparados para orientarlos y educarlos en el manejo de su sexualidad?  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Adolescentes: Más allá de la protección.

  Lo que llamamos sobreprotección puede conducir a un desarrollo patológico en los hijos.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Los adolescentes y su sexualidad.

  La adolescencia marca un periodo privilegiado en la tarea de desarrollarse emocionalmente y aprender a vivir la sexualidad.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Bullying: ¿Quién tiene la solución?

  Un fenómeno de conducta social que está dañando a niños y adolescentes.  

Comentarios 29 Ago 2011 Sociedad

La tarea de ser padres.

  El reto de la paternidad y el proceso de aprender a educar.  

Comentarios 19 Ago 2011 Familia

Tribus urbanas.

  Los motivos e importancia de los grupos subculturales en la formación de la identidad.    

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

Ejercitándose para la adolescencia.

  Una breve guía para recordar, entender y afrontar como padre, el complicado proceso de la adolescencia en los hijos.  

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

La enfermedad social escondida en la evasión y la aceptación.

  Resguardado en el marco de la convivencia social, el alcoholismo se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública en Guanajuato.    

Comentarios 18 Jul 2011 Sociedad

Los límites del cuerpo: Obesidad y anorexia.

  Históricamente, las condiciones socioculturales han determinado los requerimientos y cánones físicos que se espera sigan los miembros de una sociedad.    

Comentarios 07 Jul 2011 Sociedad

Suicidio: un fenómeno más allá de la salud mental.

  El suicidio es un hecho que se presenta de manera alarmante hoy en día. ¿Qué se hará para enfrentar dicha situación que involucra a toda la sociedad?  

Comentarios 30 Jun 2011 Sociedad

Navegante de mi propio criterio.

  La importancia de la formación crítica en la sociedad ante la titánica oferta mediática de la actualidad.    

Comentarios 26 May 2011 Sociedad

Save The Children.

  Violencia infantil desde la perspectiva de la fundación Save the Children México, Región Guanajuato.    

Comentarios 09 May 2011 Sociedad

La globalización y la persona actual.

  Reflexiones de Enrique Sierra en torno a la compleja situación actual del mundo.  

Comentarios 02 May 2011 Sociedad

América Latina y sus luces de Independencia.

  Un breve recuento de los procesos de formación de las naciones latinoamericanas.      

Comentarios 12 Abr 2011 Sociedad

Son los niños y jóvenes quienes en mayor medida hacen uso de las nuevas tecnologías y se relacionan a partir de ellas; han crecido a la par. En cambio, los...

Comentarios 11 Mar 2011 Familia

La actividades humanas dentro de los núcleos de convivencia se reguladan a partir de normas de diversa índole (morales, sociales, culturales, políticas, etc.) que van caracterizando las actitudes del individuo...

Comentarios 07 Mar 2011 Sociedad

REFLEXIÓN - Enfoques





Enfoque neurolingüístico.
Miguel Ángel Aguilar Gatica
Médico cirujano. Creador de Evolución Neuro-Emocional (ENE) y del concepto autoamor en México.
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla




Dentro de la programación neurolingüística (PNL), la autoestima podría conceptualizarse como los mapas mentales (percepciones de realidad) que la persona tiene sobre sí misma, ubicándose en “alta” o “baja” autoestima dependiendo de cómo están estructurados dichos mapas y los estados que generan en la persona (ánimo, angustia, frustración). Es decir, alguien puede tener sobre sí mismo un mapa mental donde aparece como atractivo, con muchas habilidades, honesto e inteligente; por consecuencia, en su mente creará sensorialmente ese concepto: su sentir consigo mismo en términos visuales y auditivos. Lo que se diga al respecto es la autoestima de esta persona.


Debe quedar claro que un autoconcepto forma parte de una valoración de los mapas mentales que existen en su medio ambiente, y que la persona asume para componer un mapa propio y de sí mismo. Así que, socialmente, un sujeto fija su autoestima con base en los modelos que se presentan a su alrededor. Por esto, El Tema que aquí se aborda es muy delicado. Lamentablemente, los mapas mentales individuales y la información social suelen asociar la autoestima con un equilibrio entre bien físico, económico o de estatus. Muchos terapeutas toman esto por sentado, pero no es veraz.


Para la PNL es importante que una persona se encuentre y se sienta congruente consigo misma, independientemente de quienes le rodeen piensen o digan.


La riqueza de la PNL radica en su concepción de que todo lo que percibimos del exterior son representaciones mentales del contexto; uno mismo construye la buena o mala autoestima. Nada es ley dentro de PNL, ya que la categoría “buena autoestima” puede cambiar de un individuo a otro por las particularidades de su personalidad.


El término que aplico en talleres de PNL es el de autoamor, porque con la autoestima es inevitable generar estereotipos y comparaciones, y el concepto de autoamor genera un compromiso más fuerte en el participante, debido a que potencializa 16su capacidad en la búsqueda y aceptación en su ser. A partir de eso, resulta sencillo lograr que un paciente acepte la responsabilidad de su vida y tome acciones para traer beneficios a su ser y, por ende, a todo su entorno.



Enfoque terapeútico.
Arcelia Reyes Vázquez
Educadora por la Escuela Nacional para Maestras de Jardines de Niños, México D.F.
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla




Autoestima quiere decir valorarme a mí mismo. Comienza a construirse desde que soy pequeño o, incluso, durante mi vida en el vientre materno, ya que hay expectativas, reglas o condiciones para ser querido y valorado: por ejemplo, al afirmar “este hijo va a ser doctor, al igual que todas las generaciones de esta familia”, sin saber lo que la persona deseará. Después, a mayor edad, vienen los condicionamientos: “si haces esto, te doy…”, “tienes que…”, “te quiero si...”. En tanto, aprendo que tengo que realizar cosas para ser valorado y querido.


Desde el punto de vista de Constelaciones Familiares, se toma en cuenta lo que se ha vivido por lealtad y por pertenencia a la familia. Se considera que cuando tomo con amor y respeto todo lo que me ha dado mi familia de origen, al aceptar todo lo lindo (la alegría, lo dulce, lo ligero, los cuidados, la protección, el hogar, la educación, etc.), y lo no tan lindo (las heridas, lo triste, las carencias, lo cruel, lo pesado, etc.), advierto todo ese legado con el que he construido mi ser, lo que soy ahora. Bert Hellinger, el terapeuta que inició el trabajo en Constelaciones Familiares, dice al respecto: “Quien rechaza a sus padres se niega a sí mismo, y en consecuencia se siente poco realizado, ciego y vacío”.


Si los repudio me quedo atrapado entre ellos, me encadeno y repito todo eso que no me gusta de ellos. Sólo logro valorarme y quererme cuando amo, honro y respeto a mis padres, porque son los representantes de la existencia. Al dignificarlos, quedo libre y puedo ir a la vida también con dignidad.


Hay que decir un gran Sí a toda esa herencia, sin quitar ni aumentar nada, pues todo lo aprendido me servirá para transformar las maldiciones en bendiciones o los pesares en recursos. Quizá me hayan creado inseguridades, pues en la familia puede haber una cadena generacional de inseguridad; los padres pueden trabajar esto transformándolo en seguridad, por medio de pedirlo y tomarlo de quien lo tenga en las generaciones pasadas, o a través de bendiciones. Esto con la intención de realizar actos más sanos y desligarnos de las repeticiones generacionales —que en ocasiones derivan en factores no muy buenos para mi vida—, y así pasar este nuevo aprendizaje a los hijos; ir limpiando.


Para que ocurra esto, sea joven o adulto, es preciso un trabajo interior en donde enfrente el dolor, en el que pueda manejar mis emociones y, sobre todo, que conlleve aceptación de todo tal como es, quitando las suposiciones acerca de qué hubiese sido mejor. Así me sentiré más íntegro, congruente y amoroso; por ende, mejoraran mis relaciones con los demás, seré más maduro, tendré serenidad y, sobre todo, una buena autoestima: fluiré más con la vida.


Ciertamente, lograr lo anterior no es fácil. A veces tomo otros caminos que yo me invento, donde todo es más soportable, engañándome y creando un mundo ficticio que refleja que no me acepto tal como soy, y quiero que los demás llenen mis vacíos; me vuelvo soberbio y noto que cada vez me enojo más y más. Mis relaciones de cualquier tipo son frustradas, y en consecuencia no florezco en la vida.


Mediante el trabajo en consulta individual y grupal, he observado que, entre la población de León y sus alrededores, la prosperidad, los conflictos de pareja y para conseguir una, así como la salud física, son temas recurrentes que impactan en la autoestima. Y ésta se refleja en cualquier ámbito: no poder tomar un trabajo digno e incluso jugar con la propia salud para no afrontar retos por miedo o inseguridad.


Al asistir a una terapia en Constelaciones Familiares, puedo fortalecerme encontrando recursos propios y de mi familia de origen. Hay que entender que sólo lo que amo me hace libre: la autoestima forma parte de la libertad.



Enfoque educativo formal
Entrevista con María de los Ángeles Treviño Mercado
Licenciada en Psicología por la Universidad de Monterrey. Especialidad en Docencia Universitaria. Maestría en Psicología Clínica.
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla




Uno de los diversos espacios que aportan a la construcción de la persona es la educación formal, que retroalimenta al sujeto sobre sí mismo.


En el caso de nuestro Tema, “definitivamente lo más importante es la casa, la familia, el lugar de dónde provienes, de pertenencia; es el primer sitio en que la autoestima se va construyendo”. Sin embargo, “la escuela es el segundo espacio en el que se pasa una gran parte del tiempo. Anteriormente, el sistema educativo sólo estaba orientado a un saber teórico; ahora existe cada vez más una preocupación por reafirmar en las personas habilidades que la integren en un desarrollo personal desde la interiorización (pues) el sistema educativo es formador y coadyuva a la familia en la formación de la autoestima”. Por ello, en algunas escuelas existen departamentos especializados o campañas de prevención en conductas de riesgo. Pero aún el trabajo “está incipiente: debe integrarse e informarse más a los padres de familia”.


“Desde los primeros meses de vida, la atención que reciba el bebe será significativa. Es seguro que un niño irá formando su autoestima principalmente con ayuda de sus padres, y entre el año y los dos años se empieza a identificar. Es el acompañamiento que se dé a la persona lo que hará la diferencia en la autoestima para saber asentir límites, distinguir lo qué se puede hacer y qué no”.


Por tanto, “tiene que ver con la claridad de quién se es, para qué se está aquí, qué se desea, qué se quiere y hacia dónde se va. Es conocerse y mostrarse de acuerdo, en el entendido de qué recursos se tiene y cuáles no, para desde ahí trabajarlos”.


“Es muy importante resaltar y pensar la autoestima como el aprendizaje de quererse con lo feo, los defectos, y con lo bueno, con todo lo que se es: somos seres con errores, no perfectos; se vale equivocarse, y esto no tiene que significar dejar de valer. Enseñar las posibilidades de desarrollo físico, intelectual y emocional para quererse así, tal cual es la persona, corresponde a una tarea en conjunto de los padres (primordialmente) y de los maestros.


“Los mexicanos, como cultura, generalmente nos devaluamos y tenemos poco aprecio, pero ahora los jóvenes están más seguros. El problema se encuentra en que la autoestima se deposita en cuestiones falsas: popularidad, poder económico e ideales de belleza. La realidad no es así. Existen personas que pueden tener eso y más, pero internamente están vacías y con poca valía. Lo externo nunca nos dará lo que se puede encontrar en el interior.


“Imaginemos una olla dentro de nosotros: ¿cómo la llenaríamos, con qué? Habrá gente que irá por la vida con la olla vacía, una nada total. Pero ¿cómo llenarme de elementos positivos, buenos, agradables, que me ayuden a sentirme fuerte? Esto es fundamental para que el día de mañana pueda con las frustraciones, con los problemas, ya que la autoestima se demuestra en esos momentos, y la fortaleza para salir adelante viene de nuestros pensamientos y creencias.


“Entonces, una de las tareas es fomentar el reconocimiento de la emoción desde niños, porque la emoción sí se debe mostrar, enseñar, descubrir: el admitir que lo que se siente no es anormal, y se debe a una causa.


“Tanto en el nivel formal e informal en la educación de los niños se ha pasado por alto en gran medida la enseñanza para autoprotegerse: ¿cómo puedo cuidarme a mí mismo? No siempre va estar papá, la maestra o la institución protegiéndome. ¿Qué me toca como persona para cuidarme y quererme? ¿En qué momento tomaré la decisión sobre lo que quiero y en qué persona deseo convertirme? Es fuerte, pero al ser humano le traería muchos beneficios entender que le corresponde a cada uno dirigir su vida”.



Enfoque místico
Alfredo Javier Villalba Moreno
Ingeniero Químico por el ITESM en México. Doctorado en Ingeniería Agrícola con énfasis en Procesamiento de Cereales en la Universidad de Texas A y M. en los E.U.A. Catedrático de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla




El Pequeño Larousse define la autoestima como “aprecio o consideración que tiene una persona por sí misma”. Entonces, la autoestima indica cuán conforme está una persona con lo que es, lo que hace y lo que ha logrado en la vida, pues de ello dependerá el aprecio que tenga por sí misma. La autoestima también está directamente relacionada con la confianza que un individuo tiene para proponerse metas, por lo que cree y puede lograr. A su vez, cuando un individuo alcanza sus metas, incrementa su autoestima, lo cual le da confianza para motivarse a nuevos y mayores retos. A una persona con baja autoestima puede recomendársele que se plantee metas pequeñas pero que le sean significativas; conforme las vaya alcanzando, su autoestima y la dimensión de sus siguientes objetivos serán cada vez mayores.


Desde otro punto de vista, la autoestima depende de la percepción que una persona tiene para consigo. Así, el concepto o cosmovisión que ésta tenga del ser humano afectará su grado de aprecio. Si alguien piensa que el ser humano es exclusivamente materia, entonces su grado de autoestima será mayor mientras más posesiones, éxitos, poder político o estatus social adquiera. Si no logra estos objetivos, entonces su autoestima será muy baja.


La filosofía rosacruz reconoce al hombre como un alma de esencia divina habitando y animando a un cuerpo material, a través del cual puede manifestarse. El alma, por ser de naturaleza divina, es eterna y perfecta, mientras que el cuerpo físico es finito aunque la materia que lo conforma sigue existiendo después de su vida. El alma requiere del cuerpo que ocupa y anima para expresarse en el plano físico. La función del cuerpo físico del hombre es facilitar al verdadero Ser que en él reside, manifestarse en el reino de la materia. Podemos concluir, entonces, que el ser humano está compuesto por alma y cuerpo, pero su verdadero ser es el alma que participa de la esencia divina.


El valor del ser humano se fundamenta en la naturaleza divina de su alma y no en las posesiones materiales, estatus social, títulos nobiliarios, poder ni fama. Cuando el hombre comprende esta verdad, se esfuerza por dar a conocer su esencia divina, que es toda bondad y amor, y está seguro de que logrará todo lo que se proponga, pues sus acciones están al servicio del Ser Supremo y respaldadas por todo su poder. Entonces, el hombre reconocerá su propia valía y se apreciará verdaderamente, pues se habrá convertido en un instrumento del Ser Supremo. Su autoestima será tan grande como su entrega a la Gran Obra del Ser Supremo.


Aunque las ideas acerca de la autoestima presentadas en este escrito están apoyadas en la filosofía de la Orden Rosacruz AMORC, éstas son responsabilidad del autor.




 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar