Prev Next
Héctor Olivares, el Doctor Endorfino

  La risoterapia es, primero, alegrar a los pacientes que están hospitalizados y segundo, que se alivian.      

Comentarios 13 Dic 2012 Sociedad

Buscando una ética para la sociedad digital.

  La proliferación de los medios de comunicación informáticos ha propiciado que en la última década se conformen nuevas dinámicas de socialización    

Comentarios 10 Oct 2012 Sociedad

Atletas del ritmo

  Desde hace algunos años, en las calles de algunas colonias y barrios de León se ha hecho común ver a grupos de jóvenes practicando break dance.    

Comentarios 28 May 2012 Sociedad

Rugidos y lágrimas.

  Una reflexión sobre la vivencia del futbol en una ciudad donde las ofertas recreativas y culturales son escasas.    

Comentarios 19 Dic 2011 Sociedad

El reflejo de… Tony Karam.

  ¿Cómo se debe de vivir una adolescencia sana? ¿Cómo se fomenta un buen convivio familiar? ¿Cuál es su postura? El reflejo de Tony Karam.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Relaciones y adolescentes.

  ¿Estamos preparados para orientarlos y educarlos en el manejo de su sexualidad?  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Adolescentes: Más allá de la protección.

  Lo que llamamos sobreprotección puede conducir a un desarrollo patológico en los hijos.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Los adolescentes y su sexualidad.

  La adolescencia marca un periodo privilegiado en la tarea de desarrollarse emocionalmente y aprender a vivir la sexualidad.  

Comentarios 02 Sep 2011 Familia

Bullying: ¿Quién tiene la solución?

  Un fenómeno de conducta social que está dañando a niños y adolescentes.  

Comentarios 29 Ago 2011 Sociedad

La tarea de ser padres.

  El reto de la paternidad y el proceso de aprender a educar.  

Comentarios 19 Ago 2011 Familia

Tribus urbanas.

  Los motivos e importancia de los grupos subculturales en la formación de la identidad.    

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

Ejercitándose para la adolescencia.

  Una breve guía para recordar, entender y afrontar como padre, el complicado proceso de la adolescencia en los hijos.  

Comentarios 19 Ago 2011 Sociedad

La enfermedad social escondida en la evasión y la aceptación.

  Resguardado en el marco de la convivencia social, el alcoholismo se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública en Guanajuato.    

Comentarios 18 Jul 2011 Sociedad

Los límites del cuerpo: Obesidad y anorexia.

  Históricamente, las condiciones socioculturales han determinado los requerimientos y cánones físicos que se espera sigan los miembros de una sociedad.    

Comentarios 07 Jul 2011 Sociedad

Suicidio: un fenómeno más allá de la salud mental.

  El suicidio es un hecho que se presenta de manera alarmante hoy en día. ¿Qué se hará para enfrentar dicha situación que involucra a toda la sociedad?  

Comentarios 30 Jun 2011 Sociedad

Navegante de mi propio criterio.

  La importancia de la formación crítica en la sociedad ante la titánica oferta mediática de la actualidad.    

Comentarios 26 May 2011 Sociedad

Save The Children.

  Violencia infantil desde la perspectiva de la fundación Save the Children México, Región Guanajuato.    

Comentarios 09 May 2011 Sociedad

La globalización y la persona actual.

  Reflexiones de Enrique Sierra en torno a la compleja situación actual del mundo.  

Comentarios 02 May 2011 Sociedad

América Latina y sus luces de Independencia.

  Un breve recuento de los procesos de formación de las naciones latinoamericanas.      

Comentarios 12 Abr 2011 Sociedad

Son los niños y jóvenes quienes en mayor medida hacen uso de las nuevas tecnologías y se relacionan a partir de ellas; han crecido a la par. En cambio, los...

Comentarios 11 Mar 2011 Familia

La actividades humanas dentro de los núcleos de convivencia se reguladan a partir de normas de diversa índole (morales, sociales, culturales, políticas, etc.) que van caracterizando las actitudes del individuo...

Comentarios 07 Mar 2011 Sociedad

EDUCACIÓN - Familia

 


Pablo I. Hajnal Vázquez
Psicólogo clínico por la Universidad de Guanajuato. Trabaja actualmente  en el sector público a nivel estatal en la prevención de riesgos psicosociales.
Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


 


Una de las responsabilidades centrales de los padres para con los hijos es la  protección; tradicionalmente son ellos quienes proveen sustento, educación, afectos.


Por cuestiones biológicas y de supervivencia, el ser humano desde su nacimiento es dependiente de los otros durante largo tiempo. Además, en función de las expectativas y exigencias del contexto social, económico y cultural, esta dependencia puede prolongarse más allá de lo estrictamente vital en favor, por ejemplo, de un desarrollo más elevado.


Sin embargo, no siempre una extensión de la protección responde a procurar superación y crecimiento. Lo que llamamos sobreprotección suele tener como correlato una denegación o evitación de circunstancias y responsabilidades que pueden conducir a un desarrollo posiblemente patológico en los hijos a quienes se sobreprotege.


La vida para el sujeto en general es una constante sucesión de cambios; cada experiencia nueva le implica una conmoción de su imagen del mundo y de sí mismo. Estos cambios son en principio traumáticos, provienen de lo real, son vividos sorpresiva e inexplicablemente. En un segundo momento, el sujeto –que desde temprana edad está inscripto en un discurso, que pertenece a una cultura–
busca sentidos para asimilar, dentro de lo posible, estas vivencias a través de lo simbólico, del lenguaje.


Si bien vivimos en colectividades donde se establece un lenguaje común, el sujeto vive sus experiencias de forma única, de modo que le es necesaria una constante
búsqueda de referencias en su entorno, inicialmente en quienes ocupan el lugar de padres, para obtener recursos simbólicos e imaginarios que le permitan tramitar, los impactos que las experiencias de la vida le imponen y acceder con su
particularidad a la cultura. Podemos decir que en esta relación, en la posibilidad y disponibilidad de los padres para ser agentes efectivos en la transmisión de estos recursos, encontramos también una forma de protección.


Es de esperar que el adolescente oscile entre lo nuevo y lo viejo, entre las respuestas que en la infancia le servían para comprender el mundo, y que ya no son suficientes, y el impulso por acceder, por ganarse un lugar propio en el mundo
de los adultos que aún no comprende.


La relación entre los adolescentes y el papel de los padres o los adultos es compleja y produce en cada caso enlaces y desenlaces diversos, sanos o patológicos. Para obtener una perspectiva más completa distinguimos la adolescencia de lo adolescente, considerándolo como un fenómeno que, más allá del sujeto que cursa dicha etapa, concierne también a sus padres, maestros, cuidadores y a la cultura en la que se inserta; es un proceso que supone pérdidas y ganancias para todos los implicados.


El adolescente pierde “su cuerpo de niño, su identidad infantil y la relación con sus padres de la infancia” (Aberastury y Knobel, 1988). Con los padres sucede algo semejante: es importante que se produzca una mutación, una nueva relación entre los padres y los hijos, para lo cual es condición que se tomen el trabajo de “hacer el duelo por el cuerpo del hijo pequeño, por su identidad de niño y por su relación de dependencia infantil”. Además, se presenta para ellos la necesidad de asumir la evidencia de que la propia juventud se va perdiendo y se está más cerca de la edad madura, de la vejez y de la muerte.


Tramitar la vivencia con los recursos simbólicos al alcance, o si se quiere, elaborar estos duelos, reviste dificultad, ya que supone responsabilidad, tiempo y esfuerzo, por lo cual a veces no se concluye del mejor modo.


Es decir, necesariamente y por derecho, el adolescente presentará resistencias al cambio, al tiempo que manifestará de diversas formas la necesidad de contar con guías y respaldos por parte de los adultos o instituciones a cargo, que sean adecuados a su momento vital y a sus particularidades de carácter, mientras que por su parte, no todos los adultos u organizaciones –aun aquellas “especializadas”– están dispuestos o en condición de asumir esta responsabilidad por el esfuerzo que implica hacerse cargo de su propio proceso de cambio en esta
relación.


En esta dificultad estriba la causa de lo que conocemos como sobreprotección. El prefijo sobre nos da la idea de un más allá de la protección necesaria, muchas veces como un intento de los padres por mantener o recobrar su posición como padres de niños, sobrerreaccionando, utilizando la idea de protección como pretexto consciente o inconsciente para controlar o evadir esta nueva situación que se impone desde lo real.


La dificultad para modificar la relación presenta dos caminos posibles: la comprensión o el abandono. También podríamos llamarlos el afrontamiento o la renuncia. El afrontamiento de lo adolescente en y por parte de los padres, adultos o instituciones que buscan el pleno desarrollo de los jóvenes es esencial, implica asumir el cambio y tomar una nueva posición que procure el desarrollo. Esto estaría del lado de la protección.


La renuncia, por su parte, es una forma de abandono, de rechazo ante la realidad y a considerar y respetar las particularidades que, como sujetos, va presentando cada adolescente –sus intereses, su carácter, lo que aman y desean– en un intento desesperado por mantener o regresar a una forma de relación anterior que ha caducado, haciéndose con esto lugar a lo que delimitamos como sobreprotección, la cual no siempre se presenta de forma clara y directa, puede aparecer enmascarada de firmes principios o de una bondadosa complacencia.


Controlar o ser permisivos en exceso produce situaciones que conducen, por ejemplo a asumir abruptas y dolorosas rupturas, presentar conductas de riesgo, sentirse abandonados, inhibidos en la necesidad de salir a luchar por demostrar su valor, por encontrar su lugar y ejercer su talento.


Los adolescentes pues, requieren de unos padres o tutores que, a condición de asumir su propio cambio de etapa vital y de procurar el consiguiente cambio en la relación, puedan aportar un equilibrio entre una libertad adecuada y la seguridad de unas normas que faciliten el desarrollo de sus potenciales particulares dentro del contexto en el que viven. Esto será su herencia, aquello que permitirá a los adolescentes elegir para vivir dignamente en el futuro.

 

Referencias y lecturas recomendadas:

• Aberastury, Arminda y Mauricio Knobel (1989). La adolescencia normal: un enfoque psicoanalítico. México: Paidós.
• Departamento Pequeño Hans (2007). Psicoanálisis con niños y adolescentes, lo que aporta la enseñanza de J. Lacan. Buenos Aires: Grama.
• Lauru, D. (2005). La locura adolescente, psicoanálisis de una edad en crísis. Buenos Aires: Nueva Visión.
• Spurrier, P. (2006). “Adolescentes, depresión y modernidad”, en Virtualia, Revista digital de la Escuela de la Orientación Lacaniana, No. 14. Recuperado en http://virtualia.eol.org.ar/014/default.asp?dossier/spurrier.html

 

 

Comentarios 

 
0 #1 Esther 27-06-2017 02:19
Thanks a bunch for sharing this with all people you really recognize
what you're speaking approximately! Bookmarked. Kindly also seek advice from
my web site =). We can have a hyperlink alternate agreement between us

my web-site :: fuck it (nohemiverheyen.wordpress.com/: nohemiverheyen.wordpress.com)
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar